En Mendaro visitamos la fábrica de Chocolates fundada en 1.850. Hoy en día sigue perteneciendo a la  misma familia, que continúa utilizando el mismo molino que entonces para hacer chocolate a la taza.

Luego nos dirigimos a Lastur a visitar los molinos de Plazaola del siglo XV. Antes de su transformación, fueron utilizados para la ferrería.

Allí, niños y mayores, estuvimos un rato entretenidos elaborando nuestro talo que, posteriormente nos lo pudimos comer con una rica txistorra.